PRINCIPIOS #MCS

Estos son nuestros principios y valores en búsqueda de la transformación hacia un mundo mejor, los cuales están dirigidos a todos los hombres de buena voluntad, quienes pueden aplicarlos para ayudar al desarrollo completo de la personalidad de quienes que se encuentran en condiciones de marginación social, en el horizonte del bien común.

Member Photo

DIGNIDAD

Todo en bien de las Personas

Es la apertura al amor concreto hacia todo ser humano sin distinción, que debe ser tratado como otro yo. Por lo que #MCS tiene su fundamento en la dignidad de la persona humana, haciendo opción preferente por el pobre. Sólo el reconocimiento de la dignidad humana hace posible el crecimiento común y personal de todos. Afirmar la primacía de la persona es afirmar que las estructuras sociales y las instituciones sólo tienen razón de ser en la medida que se orientan a la promoción y desarrollo integral y solidario de la persona humana.

Member Photo

LIBERTAD

Somos libres cuando las libertades son compartidas por todos/as.

El valor de la libertad, como expresión de la singularidad de cada persona humana es respetado cuando a cada miembro de la sociedad le es permitido realizar su propia vocación personal; es decir, puede buscar la verdad y profesar las propias ideas religiosas, culturales y políticas; expresar sus propias opiniones; decidir su propio estado de vida y, dentro de lo posible, el propio trabajo; asumir iniciativas de carácter económico, social y político, dentro de los límites del bien común y del orden público y, en todos los casos, bajo el signo de la responsabilidad.

Member Photo

SOLIDARIDAD

Virtud que garantiza el bien común

Solidaridad es ayuda mutua y es la mejor vía para hacer progresar a toda la humanidad. De la dignidad de la persona se deriva el principio de solidaridad, que es la determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común; es decir, por el bien de todos y cada uno, para que todos seamos verdaderamente responsables de todos. #Movimiento Compromiso Social busca inspirar a todos a revalorarnos como sociedad, para eso es necesario revalorizar el amor en la vida social. No se pueden regular las relaciones humanas únicamente con la medida de la justicia. El amor debe animar todos los ámbitos de la vida humana, debemos tener en mente que la familia humana es una y la solidaridad nos invita a incrementar nuestra sensibilidad hacia los demás, especialmente hacia quienes sufren. Sólo una humanidad en la que reine la “civilización del amor” podrá gozar de una paz auténtica y duradera. En este sentido, la solidaridad es el supremo modelo de unidad y está en condiciones de garantizar el bien común, en cuanto favorece el desarrollo integral de las personas.